La teniente de alcalde y delegada de Participación Ciudadana, Ceferina Peño, asistió ayer a un encuentro de convivencia entre menores saharauis y sus familias de acogida, celebrado en la piscina de verano del Complejo Deportivo Municipal Asansull.

La edil celebra que este año se haya podido retomar el programa ‘Vacaciones en paz’ tras la pausa durante la pandemia, “gracias al esfuerzo solidario de familias linenses y campogibraltareñas que acogen durante unos meses a pequeños refugiados saharauis que viven en los campamentos de la región argelina de Tindouf”, declaró. En esta acogida temporal los menores se someten a reconocimientos médicos, a tratamientos si los necesitan y reciben un refuerzo en su alimentación para mejorar su salud, además de disfrutar de actividades lúdicas y educativas que les aporten experiencias distintas a las de su vida en el desierto.
Durante la convivencia de ayer, la edil fue obsequiada con una melhfa, vestimenta tradicional de la mujer saharaui, detalle que la concejal agradeció. Peño también muestra su gratitud a responsables y trabajadores del Complejo Deportivo Municipal Asansull por las facilidades para poder celebrar este encuentro, así como a las familias que han participado en el proyecto ‘Vacaciones en paz’, garantizando así la continuidad de un programa que comenzó en 1979 con la llegada de los primeros niños a España.