La delegación de Obras y Servicios, que dirige Evaristo Delgado, ha atendido un total de 1178 incidencias en los colegios de la localidad, desde que comenzara el pasado curso escolar en septiembre de 2021 hasta este mes de agosto, la mayor parte de ellas resueltas satisfactoriamente.


El grueso de los trabajos efectuados ha sido de pintura, albañilería, carpintería, electricidad y fontanería, de manera que los centros están ya prácticamente listos de cara al inicio del nuevo curso 2022-2023, a falta de la revisión del alumbrado y la sustitución de los dispositivos de iluminación en los casos en los que sea preciso.
Delgado ha reconocido, una vez más, “el compromiso mostrado por los trabajadores municipales” y les ha agradecido su “buen hacer para que, cuando se produzca la vuelta al cole dentro de unas semanas, la comunidad educativa se encuentre con unas instalaciones en el mejor estado posible”.
“Más de mil incidencias durante el último año son muchas incidencias, pero debemos tener en cuenta que la mayoría de nuestros colegios tienen ya más de treinta años y es normal que con el paso del tiempo nuestras infraestructuras educativas se deterioren”, señala el edil.
“Desde el Ayuntamiento hemos realizado nuevamente un gran esfuerzo, con un despliegue notable de recursos económicos, materiales y humanos, para que las escuelas estén a punto con la antelación suficiente y evitar imprevistos. Este esfuerzo del verano, sumado al que se desarrolla desde nuestra administración municipal para que los centros funcionen a diario a lo largo del curso, supone un desembolso anual para las arcas municipales que estimamos en más de 1.300.000 euros”, explica el concejal de Obras y Servicios.
Esta labor de reparación y mantenimiento durante el período estival se ha llevado a cabo en coordinación con la delegación de Educación, que titula Daniel Pérez Cumbre, desde la que se trasladan las necesidades y demandas de los colegios.