Desde Otra Línea es Posible (OLEp—LaLínea) entendemos que uno de los mayores potenciales de nuestra ciudad pasa por explotar su litoral y las magníficas playas de las que disponemos.


No es comprensible que el equipo de gobierno de una ciudad como La Línea, que pretende hacer del turismo su principal baluarte, no se preocupe de dotar y acondicionar sus playas para hacerlas atractivas al turista. Y hoy en día, eso pasa por conseguir el reconocimiento de las Banderas Azules como garantía de la calidad de las playas linenses.
En los últimos años muchas playas cercanas, como la algecireña de Getares o las sanroqueñas de Alcaidesa o Cala Sardina, vienen recibiendo sendas banderas azules en reconocimiento a la calidad de sus aguas e instalaciones de baño.
Por el contrario, el bagaje del equipo de gobierno de Juan Franco y La Línea 100×100 para las playas linenses es significativamente peor:
Ni una sola bandera azul en 2019, 2020, 2021 y 2022.
Es destacable que la única bandera azul que se recibe en la ciudad sea para el Puerto Deportivo Alcaidesa, gracias al trabajo y dedicación de esa entidad privada para acondicionar sus instalaciones a fin de recibir el preciado galardón, mientras que las playas gestionadas por el ayuntamiento han perdido dicho reconocimiento.
Año tras año se dilapidan miles de euros en contratos sin un horizonte claro, sin previsión a medio plazo y sin un criterio claro. Urge un plan integral para las playas linenses, una playa para mascotas, servicio adecuado de limpieza, un plan de previsión de estacionamientos, ampliación del período de playas con mejor acondicionamiento de las playas urbanas, mejora de las instalaciones para favorecer la accesibilidad, etc.
OLEp—LaLínea trabaja para incluir en su proyecto de ciudad un plan integral de acondicionamiento de las playas que permita recuperar las banderas azules perdidas y hacer del litoral linense uno de los mayores atractivos turísticos de nuestra ciudad.