Sabe, por las alegaciones de la Junta de Andalucía y de la Subdelegación del Gobierno, que el referéndum no será autorizado y pese a ello sigue insistiendo en su viabilidad.


La secretaria general del PSOE local, Gemma Araujo, ha querido pronunciarse sobre el último episodio de la Ciudad Autónoma señalando que «cuando en las últimas elecciones municipales vimos que Juan Franco recogía en su programa electoral la intención de convertir a La Línea en Ciudad Autónoma, supimos que comenzaba el engaño a los linenses».
No sólo contrató un informe hecho a medida, sino que eso provocó que fuera calificado por todos los medios nacionales como el “Puigdemont de Cádiz”.
A pesar de las advertencias jurídicas, ha continuado con sus planes. Tanto la Subdelegación del Gobierno central como la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía presentaron alegaciones, incluso advirtiéndole de que podía estar cometiendo un delito grave.
La semana pasada, tras mantener una reunión con el subdelegado del Gobierno de España, en la que se le insistió de nuevo de los peligros de continuar con la consulta, Juan Franco hizo oídos sordos y llevando a pleno la desestimación de las alegaciones llegando a anunciar la presentación de un contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo, señaló Araujo.
El PSOE linense nunca ha visto mal que se consulte a la ciudadanía; es más, abogamos por la máxima participación, pero evidentemente siempre que la consulta se produzca en términos de legalidad, cuestión ésta que no sucede con este tema.
“Queremos pedirle al alcalde que vuelva a la senda del consenso y del trabajo común entre todos, cualquier otra cosa sería vulnerar las leyes, generar costes innecesarios para las arcas municipales y exponerse a consecuencias penales de gran alcance”, señaló Gemma Araujo, secretaria general del PSOE linense.
Ya no nos creemos el discurso victimista de un alcalde que está recibiendo el mayor apoyo de las Administraciones Públicas, empezando por las socialistas a través del Gobierno de España y de la Diputación de Cádiz. Nos gustaría saber cuál ha sido su plan para La Línea en casi estos 7 años de mandato. No ha sido capaz de reunirse ni una sola vez con el presidente de la Junta de Andalucía, ni con ningún ministro del Gobierno de España. Se ha convertido en una máquina de gastar dinero, pero sin rumbo ni horizonte quedando sus promesas en una gran mentira.
Desde el PSOE le pedimos que recobre el rumbo a través de la Mesa de Trabajo por La Línea, órgano donde está representada la mayoría de la sociedad civil de la ciudad. Es necesario hacer un diagnóstico serio y fiable de las necesidades del municipio que nos indique el camino que debemos recorrer sin continuar con el discurso victimista de que nadie lo ayuda, porque a la vista está de que la ciudad jamás había recibido tanto apoyo institucional.
Gemma Araujo señaló que el PSOE siempre ha estado dispuesto a ir de la mano junto al alcalde, como se expresó en el pleno del jueves pasado, para buscar lo mejor para La Línea. Cualquier otra postura sería vulnerar la legalidad y generar costes para La Línea y los linenses y, ahí, nos tendrá enfrente.