La empresa sanroqueña Innate Solutions está ejecutando la instalación de una pasarela de madera sobre el arroyo de la Alhaja, justo a la entrada al Pinar del Rey, por un importe de casi 300.000 euros. Se trata de la última de las obras pendientes de la senda de 4 kilómetros que comienza en San Roque Ciudad, y permitirá acceder a pie con total seguridad al citado espacio natural, ya que en la actualidad es necesario atravesar el puente de la carretera, diseñado para el tráfico de vehículos.

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha visitado la obra junto al teniente de alcalde de Urbanismo, Juan Manuel Ordóñez, y el concejal responsable de San Roque Ciudad, David Ramos. Tras recordar que, en la actualidad, el Ayuntamiento de San Roque está ejecutando con recursos propios trabajos en distintos puntos del municipio por importe de más de seis millones de euros, el primer edil apuntó que este puente de madera “era una de las actuaciones pendientes desde la inauguración del segundo tramo de la senda peatonal entre San Roque Ciudad y el Pinar del Rey”, en las navidades de 2018.

Explicó Ruiz Boix que, entonces, “nos comprometimos a que el carril bici no se iba a quedar en la otra vertiente del arroyo, sino que lo íbamos a cruzar y alejar así el peligro para los peatones, que tienen que usar el puente estrecho que atraviesan los vehículos. En definitiva, que íbamos a realizar un nuevo puente de madera similar al que se ha ubicado en el arroyo Colmena, justo al lado de la Fuente María España, o al nuevo que atraviesa el arroyo de la Madrevieja en el carril bici tan utilizado de la ribera del río Guadarranque”.

Señaló el primer edil que esta tercera pasarela de madera tendrá más de 32 metros de longitud, y proporcionará “seguridad a las personas que caminan esos 4 kilómetros hasta la puerta del Pinar del Rey y que se suelen dar la vuelta para no pasar por esa zona insegura”. Espera el alcalde que la obra, por importe de unos 300.000 euros, esté finalizada “en las próximas semanas”.

Destacó Ruiz Boix que los trabajos se han adjudicado a una empresa sanroqueña, y apuntó que la población del municipio pueden comprobar, una vez más, “que en los últimos diez años, San Roque es otro”.

La pasarela de madera tiene más de 32 metros de longitud (vano), y cuenta con una estructura de madera laminada y encolada que proporciona un paso útil de más de metros. Contará con barandillas laterales de madera