La Policía Local de Los Barrios atendió el pasado fin de semana la llamada de socorro de una familia que se desorientó mientras paseaba en la zona de El Palancar, dentro del Parque Natural Los Alcornocales.


Dicha actuación tuvo lugar el sábado 7 de agosto cuando a través del servicio de alerta 112 se recibió una solicitud desesperada de auxilio transmitida por un individuo que se había perdido junto a su mujer y sus tres hijos menores –de seis meses, el más pequeño, y tres y seis años de edad los otros dos– en el mencionado paraje del parque natural. En su aviso el hombre también informó del estado de deshidratación en el que se encontraban como consecuencia de las altas temperaturas de la jornada y la falta de agua y alimentos, después de 10 horas dando vueltas e intentando orientarse para encontrar su vehículo.
La patrulla de la Policía Local se desplazó inmediatamente al enclave señalado, la entrada de la finca El Palancar, y dio con el coche de la familia que se hallaba estacionado en las inmediaciones de la zona. A continuación, los agentes procedieron a forzar el candado de la cancela que da acceso a este monte de propio del término municipal barreño y se internaron en el bosque recorriendo más de siete kilómetros, hasta hallar en medio del camino a dos integrantes de la familia, el padre y uno de los menores, con claros síntomas de agotamiento y deshidratación.
Posteriormente, y tras la información aportada por el adulto, indicando que su mujer y sus otros dos hijos estaban también perdidos y que él los había dejado para intentar localizar el coche e ir a pedir ayuda, los policías siguieron avanzando durante unos dos kilómetros y adentrándose en la espesura de la arboleda hasta encontrar al resto de los miembros de la familia, la mujer y los otros dos niños, que presentaban igualmente señales de deshidratación, cansancio y hambre.
Una vez rescatados, los agentes guiaron a los miembros de la familia hasta la salida y los llevaron hasta el coche patrulla donde pudieron facilitarles agua y piezas de frutas para que se repusieran.
Con esta rápida intervención la Policía Local de Los Barrios evitó males mayores –no ha de olvidarse que la deshidratación puede provocar mareos, bajada de presión, taquicardias, convulsiones e incluso la muerte– y, por tanto, salvó la vida de estas personas.