En un comunicado , Izquierda Unida y Podemos de La Línea, acusan a Juan Franco de absoluto desinterés, empatía, desapego y abandono del colectivo LGTBI ya que, ni ha aparecido en la concentración de repulsa por el asesinato homófobo del joven Samuel en A Coruña.

Raro es el día que nuestro alcalde Juan Franco no aparece en los medios de comunicación fotografiado en diferentes actos, cuando no haciéndose un selfie o un video. Pero hoy hemos podido constatar, de nuevo, la falta de empatía de nuestro alcalde Juan Franco y su equipo de gobierno con el colectivo de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales de nuestra ciudad.
Tras el brutal y execrable asesinato del joven de 24 años Samuel Luiz acaecido en A Coruña en la madrugada del sábado y tras conocerse el tinte homófobo, las últimas palabras que escuchó fueron, “te vamos a matar maricón”, las manifestaciones y concentraciones de repulsa se han desarrollado en toda España.
En nuestra comarca, los colectivos LGTBI, Orgullo y Diversidad, Tarjeta Roja Directa contra la Homofobia, Observatorio contra la LGTBIfobia, Fundación Daniela y la asociación juvenil Lo Sé y Me Importa, convocaron concentración comarcal en la Plaza de la Iglesia para hoy martes 6 de Julio a las 20:00h.
En dicha concentración se ha recibido el apoyo de todos los partidos políticos, colectivos sociales, sindicatos, asociaciones, FLAVI, así como algunos alcaldes y concejales de la comarca como el de Los Barrios o Tarifa. Pero, una vez más hemos echado en falta la presencia del alcalde.
Y es que ya no es casualidad que cada vez que los colectivos LGTBI de la ciudad convocan actos reciben la callada por respuesta o peor aun ninguneo. Por no recordar aquella censura de una fotografía en una exposición del Orgullo hace unos años.
Juan Franco no se siente a gusto cuando quien convoca actos de protesta o repulsa son colectivos alejados de su círculo de palmeros, y lo ha demostrado en infinidad de ocasiones. Pero en este caso estamos hablando del salvaje asesinato de un chaval con toda la vida por delante y cuyo único delito fue el de ser homosexual.
De nada sirve que pinte bancos con los colores del Orgullo o se haga fotos izando la bandera de forma hipócrita, nuevamente, Juan Franco ha vuelto a apartar de un manotazo a aquellas personas que solo luchan por sus derechos humanos, por el derecho a ser, por el derecho a amar. Y este reiterado hecho debe ser recordado por todas y cada una de las personas del colectivo lgtbi de nuestra ciudad.