El pleno de la Diputación Provincial de Cádiz ha aprobado hoy la cesión gratuita al Ayuntamiento de La Línea de la antigua residencia de ancianos de la calle Doctor Gómez Ulla durante 30 años, a petición del alcalde, Juan Franco, tras el acuerdo unánime de la corporación municipal linense en la sesión plenaria celebrada el pasado 11 de febrero.

Los fines para los que el consistorio destinará el edificio están relacionados con la implantación de un centro asistencial para mayores grandes dependientes, considerando las especiales circunstancias existentes en la barriada de San Bernardo tras el cierre del antiguo hospital y teniendo en cuenta que corresponde a los ayuntamientos la prestación de la atención a personas en situación de riesgo y exclusión social.

El alcalde ha informado hoy de que una vez que el Ayuntamiento recepcione la finca, se tapiarán los accesos del edificio como primera medida para evitar la presencia de personas en el interior. Asimismo se iniciarán los trámites para la concesión del servicio: “vamos a preparar ya los pliegos tanto de cláusulas particulares como de prescripciones técnicas, junto con los estudios económicos correspondientes porque la voluntad del Ayuntamiento es sacar una concesión de dominio público para implantar una residencia de mayores de grandes dependientes, un recurso que hace muchísima falta en la ciudad y que abriría un centro público en una barriada que se quedó con ese núcleo entero sin uso.”
Justifica esta iniciativa municipal velar por el interés público en la protección y el desarrollo de un sector de la población que, debido a sus circunstancias familiares, de vivienda y de salud no pueden permanecer en su domicilio y obligan a los poderes públicos a ofrecerles una atención integral, con una cobertura que facilite su bienestar. Por otro lado, dadas las circunstancias en la zona y en la barriada, el centro residencial beneficiaría el desarrollo económico y social local del lugar, reactivando su actividad, mermada desde el cierre de los centros sanitarios y asistenciales limítrofes.
El edificio de la antigua residencia, inaugurado en 1983, se erige sobre una superficie de suelo de 1.600 metros cuadrados y cuenta con una superficie construida de 3.638, distribuida en seis plantas. Las instalaciones necesitan unas obras de reforma para su adecuación y su valor es en la actualidad de 2,7 millones de euros.
El Ayuntamiento entiende que al encontrarse vacío, sin una actividad específica, y dadas sus características, resulta idóneo para proyectar un uso que lleven a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, máxime cuando existe en el término municipal una creciente demanda de plazas para este tipo de instalaciones motivada por el envejecimiento de la población.
El alcalde considera que “con la recepción del inmueble propiedad de la Diputación Provincial de Cádiz su incorporación al patrimonio municipal y posterior destino a Centro de Mayores Dependientes, se impulsaría una acción con gran impacto social positivo en el sector y todo en el municipio, que proporcionará una mejora en la sociedad linense y en la zona local de forma directa, redundando de manera evidente y positiva en beneficio de los habitantes de este término municipal.”