Los últimos arreglos llevados a cabo hace unos días en el Castillo-Fortaleza de Jimena
de la Frontera concluyen con éxito las obras acometidas para consolidar la entrada al
recinto. Entre los trabajos de mejora en esta fase de actuación, que se inició a finales de
noviembre de 2020, se ha procedido al acondicionamiento de los dos caminos de acceso
al Castillo, los situados más al sur: por el aparcamiento y el intermedio situado a
espaldas de la antigua Iglesia de la Misericordia.


Con los trabajos de excavación se ha conseguido recuperar la calzada original, que data
del siglo XVI. A esta intervención hay que sumar la sustitución de la baranda de
protección de los accesos para reforzar la seguridad en los accesos al Conjunto
Monumental. También gracias a otras excavaciones realizadas se ha ganado terreno en
la explanada por lo que se han habilitado nuevos estacionamientos y en los próximos
días se regularizarán todos estos con el pintado de líneas de señalización.
Esta obra ha estado dirigida en todo momento por el arqueólogo Juan Miguel Pajuelo
con la supervisión del Arquitecto Municipal. Los trabajos fueron solicitados por el
equipo de gobierno en el Plan Invierte 2019 de la Diputación de Cádiz, contando con un
presupuesto de 48.000 euros.
Con esta nueva fase de rehabilitación, el Castillo-Fortaleza de Jimena de la Frontera
recupera parte de su esencia y a la vez estas mejoras revierten en el bienestar de vecinos
y visitantes ya que son de gran utilidad para subir al mismo.