Teniendo en cuenta estos datos, la teniente de alcalde de Bienestar Social e Igualdad, Mónica Córdoba, ha señalado que el departamento de Asuntos Sociales, a través del Plan Municipal de Prevención de Drogodependencias, pone en marcha una serie de actuaciones cuyo fin es informar y reducir los efectos de las drogas en la conducción.

Explicó la edil que la primera de estas actuaciones consiste en un taller dirigido a las autoescuelas del municipio. Además de ofrecer contenido teórico sobre las alteraciones que produce el consumo de sustancias en el organismo, como sensación de euforia, somnolencia, fatiga, agresividad… y cómo éstas afectan directamente a la conducción, contará también con una parte práctica gracias a las gafas simuladoras de alcoholemia y cannabis. El uso de esta herramienta utiliza una tecnología de lente especial que permite al usuario experimentar una simulación realista de la alteración visual que provocaría el consumo de estas drogas.

El resto de actuaciones consistirá en divulgar distintos materiales informativos con el objetivo de sensibilizar a la población acerca las alteraciones que producen las drogas en la conducción, además de las sanciones que pueden llegar a acarrear.

Tal como ha expresado Mónica Córdoba, “con este tipo de iniciativas, la delegación de Igualdad y Asuntos Sociales pretende ampliar a otros contextos la labor preventiva que desde hace ya veinte años comenzó a llevarse a cabo desde el programa ‘Ciudades ante las Drogas. Hoy día, con el auge de las nuevas tecnologías de la información, el programa se reinventa para cubrir la demanda de las actuales circunstancias sociales condicionadas por la pandemia Covid-19”, matizó.