La Policía Local de Los Barrios se incautó en la mañana de ayer jueves, 17 de marzo, de seis kilos de pescado, entre merluza, boquerones y pijotas, que estaban siendo comercializados a través de venta ambulante a pesar de que su portador carecía de la autorización administrativa correspondiente para ejercer tal actividad. La intervención se produjo en las proximidades de la Urbanización Los Álamos II.


Dicha mercancía se encontraba en un turismo de uso particular que no reunía las condiciones higiénico-sanitarias exigidas para transportar este tipo de productos.
Los agentes actuantes pudieron observar a simple vista que el pescado se hallaba en mal estado de conservación y su comercialización podía constituir un peligro para la salud pública.
La mercancía decomisada fue puesta a disposición de los servicios veterinarios de la Junta de Andalucía, que, tras llevar a cabo la pertinente inspección de la misma, ordenó su destrucción por no considera apta para el consumo.