Tras tener conocimiento del nuevo rumbo que el alcalde asegura ahora haber dado a la futura ubicación de los juzgados de la ciudad, la Ejecutiva Local del PSOE celebra su regreso al sentido común y su nuevo planteamiento de apostar por el edificio del antiguo Hospital Municipal, ya que tanto desde la agrupación socialista como desde el movimiento vecinal le hemos venido reclamando de manera insistente durante los últimos meses su emplazamiento en la ahora degradada zona del barrio de San Bernardo, pero también tenemos que volver a denunciar su desconcertante gestión en este asunto.

En primer lugar, los socialistas linenses censuramos que Juan Franco, con su inacabable estrategia del “donde digo digo, digo Diego”, va a terminar por desesperar no solo ya a los vecinos de nuestra ciudad, sino también a los representantes de las restantes administraciones públicas, que mucho nos tememos van a acabar por no tomarse en serio ninguna de sus propuestas. Así, debemos recordar que el alcalde y su Gobierno llevaron y aprobaron por pleno, pese a la firme oposición de los habitantes de la barriada Santiago-Conchal-Castillo, la cesión a la Junta de Andalucía del solar del antiguo depósito municipal de vehículos para construir allí el futuro Palacio de Justicia. Poco después, el mismo alcalde y el mismo Gobierno municipal rechazaron en otra sesión plenaria las alegaciones que la asociación de vecinos de la zona presentó contra dicha cesión, siguiendo de este modo adelante con su tramitación. Incluso hace escasas fechas leímos unas declaraciones suyas en la prensa en la que, aunque se abría a plantear su construcción en el edificio del antiguo Hospital Comarcal, insistía en que la única vía posible era la ya emprendida, porque lo contrario supondría arriesgarse a perder los juzgados, cuando se trata de servicios otorgados por ley a nuestra ciudad.

Ahora el alcalde, sin duda obligado por la oposición de los vecinos y de partidos como el nuestro, vuelve a dar otro giro inesperado a este asunto, pero además lo hace anunciando que va a ser el propio Ayuntamiento el que, aprovechando la flexibilización de las reglas del gasto para los municipios, se encargará de ejecutar las obras de rehabilitación del antiguo Hospital Municipal con el objetivo de cederlo a la Junta para que lo utilice como juzgados, cuando se trata de una inversión que compete realizar única y exclusivamente a la administración autonómica como titular de dichos equipamientos judiciales. En definitiva, que este nuevo cambio de rumbo lo pretende llevar a cabo con un coste añadido para las arcas de nuestro Consistorio y aliviando las de la Junta de Andalucía. A eso se llama defender los intereses de nuestro municipio.

Desde la Ejecutiva Local del PSOE creemos que el alcalde ha perdido completamente el norte en este asunto, si es que alguna vez lo tuvo. Su incompetencia comenzó cuando se concedió licencia a las obras de acondicionamiento del edificio del Paseo de la Velada que luego la Sección de la Audiencia Provincial calificó de ilegales. A raíz de ello, la premura por buscarle a los juzgados otro emplazamiento le está llevando a dar palo de ciego tras palo de ciego, y todo ello por no haber accedido en su momento a sentarse con el movimiento vecinal y haber optado desde entonces por una ubicación idónea, lo que ahora pretende corregir tarde y mal, y además con daño económico añadido para el dinero público de todos los linenses.