El Grupo Independiente Liberal de Andalucía (GIL-A) mostró su enorme decepción ante las declaraciones vertidas por el alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Franco, en relación a la vuelta a las clases. Desde la formación, no se entiende que con una incidencia acumulada de más de 500 casos, lo que representa un riesgo extremo de contagio, el alcalde anime al alumnado a volver a las clases.
Para José María López, miembro de la Comisión Gestora del GIL-A, «al parecer, todo ese apoyo de Franco a las familias para que hubiese clases telemáticas no era más que postureo político». «Es una realidad que las cifras en la ciudad han bajado notablemente, pero como bien reconoció el alcalde, esto ha sido en parte por el absentismo de los alumnos», continuó López. «Lo que es innegable también es que más de 500 casos de incidencia acumulada no es para animar a volver a la normalidad», declaró. «¿Qué le ocurre, señor alcalde? ¿Le han dado quizás un tironcillo de orejas desde la Junta? Si usted defiende a su pueblo, lo ha de defender siempre. Entenderíamos sus declaraciones si estuviéramos como en septiembre pero definitivamente no es el caso», manifestó indignado el miembro de la Comisión Gestora del GIL-A.