La delegación municipal de Medio Ambiente y Parques y Jardines, que dirige la concejal Raquel Ñeco, ha informado de la decisión de la empresa Grupo Raga, adjudicataria del servicio de tratamiento y asistencia de los dragos el parque Princesa Sofía, de retirar los vientos y entablillado colocados en dos de los árboles de esta especie que se mantuvieron tras la tala de otros dos por su avanzado estado de pudrición.

Desde la empresa se ha aconsejado la retirada de estas sujeciones artificiales al no cumplir actualmente ninguna función. Tras un análisis previo y la realización de una audiometría, se ha detectado la presencia de larvas en su interior, decidiéndose mantener en pie para intentar salvarlo con un tratamiento específico.
La concejal ha señalado que esta decisión obedece a la importancia de intentar salvar los dragos, así como que la decisión de talar dos de estos árboles se adoptó ante la imposibilidad de reflotarlos por su mal estado. Como se recordará, el Ayuntamiento se vio obligado a talar dos ejemplares afectados por la polilla del plátano debido a su avanzado estado de pudrición. Una vez realizadas las inspecciones de los técnicos municipales y previo informe, se procedió a talar dos de los árboles por tres razones: su avanzado estado de pudrición, evitar daños a personas o animales por el peligro de caída y eliminar el riesgo de contaminación a los demás ejemplares, que fueron sometidos inmediatamente a fumigación con tratamiento fitosanitario de choque. El tratamiento también incluyó los dos talados que, tras ser retirados, permanecieron 48 horas expuestos a la luz solar para acabar completamente c