Ante las informaciones difundidas por el alcalde de la ciudad, Juan Franco, sobre la intención
de Red Eléctrica Española de instalar una subestación en la zona de Los Portichuelos para
incrementar y mejorar el suministro eléctrico en la ciudad de Ceuta, la Ejecutiva Local del PSOE
de La Línea desea expresar las siguientes consideraciones:
En primer lugar, coincidimos con que el lugar elegido para la construcción no es el idóneo,
tratándose además de una de las pocas zonas de esparcimiento que quedan en nuestro exiguo
término municipal, por lo que apostamos por la búsqueda y elección de otros terrenos más
apropiados.

No obstante, debemos aclarar que este proyecto data del año 2016, por lo que han
transcurrido ya cinco largos años desde su tramitación sin que hayamos escuchado al alcalde
oponerse públicamente al mismo. Por consiguiente, le exigimos que aclare si durante todo este
tiempo el Ayuntamiento ha presentado alegaciones o si ha recurrido a los tribunales por la vía
del contencioso-administrativo o si ha mantenido reuniones con los responsables de Red
Eléctrica y de la Ciudad Autónoma de Ceuta para manifestarles su rechazo, ya que no tenemos
constancia alguna, y entendemos que nuestros conciudadanos tampoco, de que a lo largo de
estos años y pese a seguir avanzando la tramitación del proyecto, se haya adoptado una sola
medida legal por parte del actual Gobierno municipal.
Por todo ello, nos preguntamos por las verdaderas razones que han podido llevar a Juan Franco
a llamar, precisamente en estos momentos, a la movilización de nuestra población contra un
proyecto del que tiene conocimiento desde hace cinco años y contra el que, al menos que
sepamos, no ha emprendido una sola acción legal. En este sentido, sospechamos que el malestar
generalizado que ha provocado su decisión de prorrogar de forma unilateral por otros quince
años la concesión del servicio de saneamiento y alcantarillado a la empresa Aqualia y las
consecuencias negativas que ha acarreado para su imagen pública han tenido mucho que ver. Y
de ningún modo podemos aceptarle un intento de desviar la atención pública para ocultar su
oscurantismo y falta de gestión, sobre todo cuando plantea actuar al final de todo el proceso, es
decir, tarde y mal. ¿Acaso no ha dispuesto de un plazo suficiente para intentar paralizarlo con
mucha antelación?
Así, nos llama poderosamente la atención que Franco anuncie que va a abrir un diálogo con el
tejido social de la ciudad para oír su opinión sobre la referida subestación eléctrica y que, sin
embargo, no haya tenido en cuenta esa misma voz de los ciudadanos antes de llevar la prórroga
de Aqualia a la Junta de Comarca de la Mancomunidad de Municipios. Una vez más, el alcalde
da muestras de “transparencia” hablando con el movimiento social única y exclusivamente de
aquello que le interesa y ninguneándolo para todo aquello que no le conviene o va en contra de
sus intereses.
Por último, queremos recomendarle al alcalde que antes de opinar sobre determinados
asuntos se informe bien. Lo decimos porque en sus declaraciones sobre la subestación eléctrica
alude a que no entiende cómo un Gobierno progresista como el que hay ahora en nuestro país
pueda dar luz verde a este tipo de instalaciones y energías no buscando otras alternativas. Pues
bien, la informamos que este proyecto está encuadrado en la planificación energética nacional
para el periodo comprendido entre 2015 y 2020 que aprobó el Ejecutivo de Mariano Rajoy y de
hecho el documento está firmado por el entonces ministro de Industria José Manuel Soria,
quizás debió preguntar a sus anteriores socios de gobierno del PP.