El servicio de controladores del Mercado de La Concepción está realizando labores de fiscalización de las disposiciones aprobadas a nivel sanitario con motivo de la pandemia, tales como la prohibición del consumo de alimentos y bebidas en los pasillos de las instalaciones. A ello se une, su labor de control de los límites de aforo, cumplimiento de las ordenanzas municipales y accesos al recinto.

El concejal y delegado municipal de Mercados, Alejandro Azuaga, ha confirmado además que prosiguen los trabajos de desinfección del edificio, realizados por una empresa externa al Mercado. El objetivo es mantener el recinto en perfecto estado de salubridad, cumpliendo en todo momento con las disposiciones higiénico-sanitarias, dictadas por el Gobierno a consecuencia de la crisis del Covid-19.

Esta actividad se desarrolla también en los distintos mercados de la ciudad como el de Los Junquillos y el Mercado de Mayoristas Mercalínea.
La decisión de incorporar controladores se adoptó el pasado año, con el objetivo de dotar a las instalaciones de controles en los accesos y salidas, apertura y cierre y fiscalización de lo dispuesto en las ordenanzas municipales, además de observar las deficiencias que pudieran producirse en los sistemas eléctricos de seguridad, incendios, fugas de agua, etc.
El concejal de Mercado ha reiterado su llamamiento a la ciudadanía para que cumplan con lo dispuesto por las normativas sanitarias en lo relativo a mantenimiento de las distancias de seguridad, uso de elementos de protección personales (mascarillas), gel hidroalcohólico para la limpieza de manos y evitar aglomeraciones, entre otras, sobre todo teniendo en cuenta el destacado avance de la pandemia en el municipio a lo largo de las últimas semanas.