Para  Verdemar-Ecologistas en Acción recuerda que durante el periodo de confinamiento y ante la ausencia de clases en (algunos) los colegios, son muchos los padres y madres que han tomado las riendas de la
educación de sus hijos.
Más allá de las tareas y deberes del colegio, algunos para Verdemar sería buen momento para  comenzar a inculcar otro tipo de conocimientos como la educación medioambiental.
El aumento del tiempo libre en casa a raíz del confinamiento y las restricciones actuales se produjo una sobre exposición al mundo digital entre los más pequeños: tablets, ordenadores, smartphones y televisores se convirtieron en un foco de atracción. Frente a eso, muchos padres y madres podrían utilizar estas alternativas y descubir que la educación ambiental una solución con muchas aplicaciones para entretener y formar a los más pequeños de casa.
Para Verdemar sería como líneas de trabajo el
desarrollo sostenible: inculcando a los más pequeños el cuidado de los recursos que ya tenemos de manera que futuras generaciones puedan hacer uso de ello.
Mejor conocimiento de la naturaleza: educando y formando más y mejor a los niños conseguiremos sensibilizarles con el cuidado de la naturaleza.
Reciclaje: El simple hecho de dar una segunda vida a las cosas inculca valores en los niños.
Aprendizaje visual sobre la naturaleza: Los niños deben comprender el funcionamiento de la tierra, del ecosistema y de las plantas y los animales. Para ello la mejor manera de que se les quede grabado desde pequeños es observándolo.
Para Verdemar la recomendación ideal es que los niños tuviesen contacto directo con nuestro entorno natural.
Actualmente con las medidas de seguridad y normas de perimetraje todo está limitado, aunque esto no quita de buscar alternativas a que los más pequeños sigan aprendiendo sobre la Naturaleza y todo lo relacionado con ella, como apuntamos en líneas anteriores.
Lejos de la naturaleza, los niños se están perdiendo estímulos como el contacto con espacios abiertos, la sensación de libertad y de poder moverse libremente, de observar cómo funciona la naturaleza, cómo crece una planta, cómo nace otro mamífero, cómo se desencadena una tormenta, es decir, se están perdiendo experiencias vitales que son fundamentales para su aprendizaje.

Los niños necesitan estar en contacto con el mundo que les rodea para desarrollarse de forma integral. Ocurre que los niños de hoy reciben mucha información sobre medio ambiente y ecología, pero este conocimiento proviene de libros u ordenadores, y no de acercarse a su entorno y descubrir por sí mismos lo que es la naturaleza. La conexión de nuestros pequeños y la Naturaleza debe y tiene que ser necesaria.