Durante la mañana de hoy, miércoles, se ha realizado un repaso pormenorizado a los ambulatorios de San Roque Ciudad, entre ellos los centros de salud Evaristo Domínguez, o San Roque Sur; y el centro Juan Batanero, en la Avenida Carlos Pacheco.

El producto es agua caliente con cloro diluido, empleado con mangueras y pulverizadoras a presión por fachadas y accesos. Además, se ha limpiado y desinfectado todo el acerado y las calles colindantes.

Paralelamente, otro grupo de operarios se ha desplazado al resto de barriadas del municipio para repasar el resto de centros sanitarios, así como las zonas más transitadas. En esta tarea, el camión cisterna que alquiló semanas atrás el Ayuntamiento, ha complementado el trabajo que se realiza de forma manual.

El plan de desinfección empezó en el mes de marzo, durante el primer estado de alarma por coronavirus. Se inició por fachadas y accesos a comercios y entidades considerados en ese entonces como “esenciales”.

El plan continúa para controlar el avance de la pandemia y enfatiza aquellos lugares donde existe mayor tránsito de personas, lo que incluye mobiliario urbano, aceras, calzadas, jardines y parques públicos e infantiles, entre otros.

Para estos trabajos se cuenta con 25 operarios municipales adscritos a esta delegación que coordina el teniente de alcalde Juan Serván. Este trabajo de la Delegación de Limpieza Viaria es diario, completo y sin descanso.