Para Verdemar Ecologistas en Acción es innegable que a todos nos gusta vivir rodeados de zonas verdes. Los afortunados que pueden contar con espacios con jardín en sus viviendas cuentan con la oportunidad de disfrutar de un mejor ambiente y, por lo general, estilo de vida que quienes tienen que conformarse con la jungla de asfalto.
Verdemar recuerda que la OMS (Organización Mundial de la Salud) asegura que los espacios verdes ayudan a conservar un ambiente saludable y prevenir enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica, ya que el efecto negativo que produce esta falta de espacios afecta al medioambiente y desata consecuencias en la salud física, la salud mental y la sociabilización de la ciudadanía.
A lo que habría que añadir que la OMS ha asegurado que se necesita, al menos, un árbol por cada tres habitantes para respirar un mejor aire en las ciudades y un mínimo de entre 10 y 15 metros cuadrados de zona verde por habitante.
De hecho, desde hace años, las ciudades se están esforzando por reforzar sus espacios verdes, del mismo modo que las zonas de oficina a menudo se encuentran rodeadas de zonas ajardinadas que, no solo mejoran la visión del sitio, sino que además son fundamentales para conservar un mejor medio ambiente, y aire respirable.
Las ciudades del mundo están cada vez más congestionadas y contaminadas. Los espacios verdes urbanos proporcionan una amplia gama de servicios del ecosistema que podrían ayudar a combatir muchos males urbanos y mejorar la vida de los habitantes de las ciudades.
Este es uno de los principales motivos por los que los planificadores urbanos han desarrollado parques, plantado árboles y diseñado espacios abiertos en entornos urbanos.

Tanto a nivel de la vía pública, como en las zonas de viviendas particulares, los términos «vegetación urbana», «espacio verde» y «espacio abierto» se refieren a elementos de diseño urbano destinados a la recreación o a mejorar el atractivo estético de un vecindario: árboles y otras plantas en parques, aceras o en otros lugares; plazas públicas, patios de escuelas y zonas de juego; y terrenos públicos cubiertos de árboles, jardines y matorrales.