Desde el Ayuntamiento de San Roque se critica el retraso en las obras para la mejora de la accesibilidad de la parada de autobuses de Taraguilla, situada junto a la venta La Redonda, que el Consorcio Metropolitano de Transporte sacó a licitación el pasado año 2019 y no se ha ejecutado aún.

 

La obra, para dar respuesta a una reivindicación de los usuarios de este servicio y de los vecinos de la zona, tenía un presupuesto de algo más de 90.000 euros, y se basó en un proyecto elaborado por el Ayuntamiento de San Roque.

Según la propia Junta de Andalucía, la obra fue licitada en diciembre y se presentaron 6 empresas, estando previsto la finalización de los trabajos tres meses después.
Sin embargo, más de un año después de este anuncio, las obras aún ni se han comenzado, según critican los tenientes de alcalde de Transporte, Mercedes Serrano, y el de Urbanismo, Juan Manuel Ordóñez.
La licitación compete al Consorcio, así como la inversión que asciende a 94.986 euros, mientras que el Ayuntamiento se encarga de la realización del proyecto y dirección de la obra.
El 4 de diciembre, la subdelegada de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Eva Pajares, y la delegada territorial de Fomento en Cádiz, Mercedes Colombo, celebraron la noticia ya que «se trata de una actuación muy esperada y clave para la mejora del servicio que se presta al conjunto de los usuarios de la comarca y que vuelve a demostrar la apuesta del Gobierno andaluz por el transporte público», dijeron en ese momento.
La actuación prevista en el punto kilométrico de la A-7 hacia la A-405R2, junto a la venta La Redonda, contempla la adecuación de los dos pasos de peatones existentes en el recorrido y del acerado, incorporando un nuevo tramo adaptado a la normativa vigente de accesibilidad. También incluye la construcción de muros de contención encajar la nueva disposición de recorrido, así como la recogida y conducción de aguas de escorrentía.
Por otra parte, se colocará la señalización vertical y horizontal correspondiente, barandillas de sujeción, vallado de cerramiento del tramo final y pavimento táctil indicador. Además, está previsto el desplazamiento de la marquesina para favorecer el paso de los peatones, así como la mejora de la zona verde del entorno próximo.
“El Ayuntamiento -explicó Mercedes Serrano- ha aportado la redacción del proyecto, que tiene cierta complejidad. La actuación se centra en mejoras de accesibilidad a la parada y en seguridad vial. Hay que recordar que previamente hemos llevado a cabo diversos trabajos en esta zona, y en 2014 Emadesa mejoró las redes de pluviales e instaló un acerado para mejorar el acceso, que era muy difícil en días de lluvia”.