La Jefatura de La Policía Local de La Línea de La Concepción informa de la incorporación de un agente más a la Unidad de Agentes Tutores y Servicios Sociales de la Policía Local, de tal forma que actualmente la conforman cuatro funcionarios en turnos de mañana y tarde.

Según explica el delegado municipal de Seguridad Ciudadana, Bernardo Piña, el cometido fundamental de la unidad consiste en la atención específica y preventiva a menores de edad, personas en situación de exclusión social y víctimas de violencia de género. Estos agentes, dentro del ejercicio de sus funciones, abordan fundamentalmente todas aquellas situaciones que conllevan una exposición de riesgo o situaciones problemáticas, como pueden ser, desamparo y conflicto social con menores, control en situaciones de absentismo escolar, acoso escolar, prevención de conductas antisociales, malos tratos, personalidad dependiente, drogodependencia, familias desestructuradas, etc., y todas aquellas circunstancias que requieren de una protección social adecuada.

También merecen especial atención las incidencias que abordan los colectivos en situaciones de riesgo o exclusión social, al objeto de detectarlas prematuramente y elaborar en primera instancia expedientes que puedan promover posibles vías de solución para los afectados. Para intervenir en estas problemáticas es fundamental el trabajo coordinado con los Servicios Sociales Municipales. Igualmente, el buen funcionamiento de este departamento cuenta con la implicación y la participación activa de otras concejalías municipales, como son las de Igualdad, Participación ciudadana y Educación, entre otras.

Una parte importante del cometido de este departamento está relacionado con las incidencias ocurridas en los centros educativos. Para ello, se mantiene una relación muy estrecha con los responsables de los institutos donde, en horario lectivo, se llevan a cabo actuaciones de control y seguridad de las diferentes instalaciones y alrededores con el fin de impedir y prevenir el consumo de estupefacientes, así como su venta en las inmediaciones de los centros escolares. También se llevan a cabo otro tipo de actuaciones que tienen por objeto el cumplimiento de determinados preceptos recogidos en la Ley Orgánica de Educación y que requieren de una mayor implicación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Con ello, se manifiesta un compromiso firme de los poderes públicos y de los distintos agentes sociales para la erradicación, en el entorno escolar, de todas situaciones que puedan entrañar riesgo a los menores, prestando especial interés a la violencia entre iguales, acoso escolar o prácticas de bullying.

En este contexto, se mantiene una estrecha coordinación con Fiscalía de menores y con el servicio de trabajadores y educadoras sociales de los Servicios Sociales Municipales, encaminado al abordaje de los delitos de abandono de familia, tipificado en el artículo 226 del Código Penal, derivados de la detección de situaciones de absentismo escolar.
Otra de las funciones de los agentes que conforman este departamento consiste en la atención a víctimas de violencia de género dentro del sistema VioGén. Recientemente, este Ayuntamiento ha renovado el convenio suscrito con la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, en cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, siendo el cometido de los agentes que integran este departamento, el seguimiento y protección de algunas de las víctimas cuando el nivel de riesgo asignado es no apreciado o de riesgo bajo.
En definitiva, Piña señala que los agentes que conforman el departamento de Agentes Tutores y Servicios Sociales de la Policía Local, “requieren de una mayor implicación, sensibilidad y disponibilidad en el ejercicio de sus funciones, debido fundamentalmente a la singularidad de los servicios que prestan y a su implicación con los diferentes colectivos que atienden a diario, donde tratan problemáticas que afectan a grupos poblacionales de mayor vulnerabilidad, como son los colectivos en exclusión social, las personas que presentan patologías mentales, los ancianos que carecen de familiares y disponen de pocos recursos, los menores con conductas antisociales y las víctimas de violencia de género que encuentran en estos policías un apoyo fundamental para afrontar parte de los problemas derivados de estas situaciones.”

Finalmente, señala que todas estas competencias “requieren de una adecuada formación y fortaleza mental que les permitan implicarse y atender de forma muy profesional las casuísticas derivadas de sus cometidos, ya que en muchas ocasiones se ven obligados a enfrentarse a situaciones muy complicadas, sobre todos las que afectan a personas en exclusión social.”